Guía Práctica de Comercio Electrónico para PYMES ¿En qué se diferencia


Libro blanco del comercio electrónico
Guía Práctica de Comercio Electrónico para PYMES
¿En qué se diferencia un comercio virtual de un
comercio “real” a la hora de fidelizar a los clientes?
Francamente creemos que en lo sustancial, en los conceptos básicos
relativos a la fidelización, no hay grandes diferencias ya que los aspectos
enunciados hasta el momento son prácticamente idénticos en su
aplicación on line y off line. Sin embargo a efectos prácticos, si que podemos
destacar al menos dos grandes diferencias:
→→ La primera es que los errores se pagan más caros. Como consecuencia
lógica de la gran facilidad para cambiar que tiene el cliente en la
Red estos nos abandonarán con mucha más facilidad si no se sienten
satisfechos. Todos somos clientes más o menos habituales de sitios
donde nos sentimos mal atendidos y a donde sin embargo seguimos
acudiendo. Al fin y al cabo hacemos un balance entre lo bueno y lo
malo y en muchos casos lo conocido o la proximidad pesan mucho
en la decisión. Esto no sucede en Internet donde, como ya hemos
comentado, todos los comercios competidores están a la misma
distancia, un clic. Si el comprador se siente defraudado buscará otra
opción y si la encuentra se habrán acabado todas nuestras opciones.
→→ La segunda es que disponemos de muchas más posibilidades y herramientas
para fidelizar que en el mundo físico. Para un comerciante tradicional es
difícil conseguir los datos de su cliente. Se necesita una buena excusa
y esta no siempre es fácil de encontrar y casi siempre es “cara”. Para
un comerciante virtual es mucho más sencillo conseguirlos ya que será
imprescindible para poder estregarle su compra o informarle sobre
el estado de su pedido. Además estos datos ya los tenemos en una
base de datos con bastante información que nos permitirá analizar y
segmentar. Tenemos todo el histórico de compras del cliente de manera
que es muy fácil saber por ejemplo: todos los clientes que en el último
año han comprado un viaje al Caribe para una agencia de viajes online
o todos los compradores de novela histórica para un librero virtual.
Esto es casi imposible de hacer en un comercio físico....
La posibilidad de segmentar los mensajes a los clientes en función de
sus gustos, su comportamiento o cualquier otra información nos da una
gigantesca ventaja sobre el comercio tradicional que no tiene tan sencillo
obtener y aprovechar esta información. Es casi innecesario decir que si
por ejemplo tenemos que promocionar la última película de Indiana Jones
nuestro mensaje resultará mucho más efectivo si se lo enviamos a los que
anteriormente han comprado otras películas de la saga o a los clientes
que responden a un cierto patrón como aquellos que han comprado cine
de acción o aventuras.
Pero esto no es tan sencillo, la sola posibilidad de obtener esta información
no garantiza la consecución del objetivo final que no es otro que el enunciado
desde el principio en este capítulo: conseguir que los clientes, una vez que
han comprado una primera vez en nuestra tienda, continúen haciéndolo
en el futuro con asiduidad. El siguiente paso que por lo tanto nos
debemos plantear es la siguiente pregunta: <7.5> ¿Qué hay que hacer para poder utilizar esta gran oportunidad?
Fuente: Libro blanco del comercio electrónico
Guía Práctica de Comercio Electrónico para PYMES
Autor
Asociación Española de Comercio Electrónico y
Marketing Relacional (AECEM)

Entradas populares de este blog

Enciclopedia de la cultura china: estampa de Año Nuevo 年画

ECONOMÍA CHINA La inversión productiva