Guía Práctica de Comercio Electrónico para PYMES Disponer de los medios humanos


Libro blanco del comercio electrónico
Guía Práctica de Comercio Electrónico para PYMES
Disponer de los medios humanos adecuados: desde luego este tipo
de acciones serán mucho más efectivas y permitirán crear ese hábito
de compra a nuestros clientes que pretendemos pero también hay
que ser conscientes de que requerirán tiempo y cualificación para
poder realizarlas de forma periódica. Cuando una empresa por su
tamaño no puede disponer de estos medios en exclusiva debe buscar
empresas que prestan este tipo de servicios a terceros antes que
tratar de hacerlos sin los medios adecuados.
Disponer de los medios técnicos necesarios: Habrá que tratar una gran
cantidad de información por lo que se precisará además de los RRHH
adecuados disponer de potentes herramientas (que no siempre son
caras) para el tratamiento y segmentación de la información.
Evidentemente las posibilidades de análisis y acciones comentadas
en los puntos anteriores son casi infinitas por lo que el reto a partir
de este momento será establecer que tipo de segmentaciones y ofertas son más
efectivas que nos permitirán aprender y continuar mejorando. En definitiva
se requiere una gran cantidad de pruebas y espíritu investigador para
lograr los mejores resultados. Es realmente útil dejarse llevar por
el sentido común para realizar las primeras pruebas. La posibilidad
de acierto será muy superior. Pero también es deseable no conformarse
con los primeros buenos resultados y seguir probando nuevas posibilidades,
segmentaciones, ofertas,... de este modo si que seguro se acaban logrando
los mejores resultados.
Todo lo anterior es necesario pero ahora nos surge otra pregunta
¿Saber lo que hay que hacer garantiza lograr
el objetivo?
Para poder realizar este esfuerzo es necesario disponer, entre otros
requerimientos, de las herramientas adecuadas como ya hemos comentado.
Vamos enumerar las más habituales:
Newsletter o boletín electrónico → esta es probablemente la
herramienta más usada. Consiste en enviar de forma regular un boletín
electrónico a los clientes a través del correo electrónico. Tal y como ya
se ha comentado es imprescindible obtener el consentimiento de los clientes
para poder realizar este tipo de acciones pero esta no es la única cuestión
a definir. Deberemos determinar: El contenido: enviaremos ofertas, productos destacados, noticias del sector, podemos incluir publicidad,... Aquí la única pauta
que claramente hay que seguir es que el contenido debe ser útil para
los usuarios ya que si no anularán su suscripción o bien simplemente
ignorarán los envíos acabando estos sistemáticamente en la papelera
del correo electrónico sin ni siquiera haber sido abiertos ¡El tiempo
de nuestros suscriptores y clientes es muy valioso!
La frecuencia de envío: No existe ninguna pauta en este aspecto.
Excepto que debe estar claramente acompasada con el punto
anterior. El tipo de contenido y su utilidad real determinará qué
frecuencia resulta más efectiva. Existen boletines que se envían
diariamente con una tasa de bajas muy pequeña y otros quincenales
que apenas obtienen respuesta.
El nivel de segmentación ¿Enviamos el mismo boletín a todos los
clientes? Cuanto más segmentemos mejores resultados obtendremos y
menores tasas de baja tendremos que sufrir.
Fuente: Libro blanco del comercio electrónico
Guía Práctica de Comercio Electrónico para PYMES
Autor
Asociación Española de Comercio Electrónico y
Marketing Relacional (AECEM)

Entradas populares de este blog

Enciclopedia de la cultura china: estampa de Año Nuevo 年画

ECONOMÍA CHINA La inversión productiva