Barra de vídeo, videos de Youtube

Loading...

El festival chino de carne canina enciende los ánimos de opositores y activistas


4 h · 
El festival chino de carne canina enciende los ánimos de opositores y activistas
(SPANISH.CHINA.ORG.CN)-Para muchos residentes del sureño pueblo chino de Yulin, el auge del verano es el momento perfecto para juntarse con la familia y los amigos, y consumir abundantes cantidades de carne de perro.
Se espera que miles de perros acaben en las tablas para cortar durante el festival anual de carne canina de la ciudad, que se ha vuelto cada vez más controvertido en China.
Tener perros alguna vez fue considerado como un decadente hábito burgués, pero ahora la creciente clase media de China ha comenzado a combatir lo que considera como un abuso barbárico del mejor amigo del hombre.
El lunes, un grupo de unos 25 activistas de los derechos de los animales, desplegó brevemente carteles frente a las oficinas de gobierno de la ciudad, para exigir el fin del festival, aunque fueron rápidamente ahuyentados por hombres no identificados.
El mercado de perros de la ciudad se ha convertido en un campo de batalla para los partidarios y los opositores del comercio. En el calor sofocante, los temperamentos pueden encenderse.
“Hay todo tipo de normas culturales acerca de lo que se puede comer; se puede comer pavo, ¿así que por qué nos están intentando obligar a no comer carne de perro?” gritó un partidario.
Comer perro es bueno para la salud durante el momento más caliente del año, dijeron los partidarios, y es como cualquier otra carne.
“Es saludable, al igual que criar cerdos o pollos, está bien” dijo Teng Jianyi, mientras probaba un platillo de perro con sus amigos.
Aunque muchos chinos han firmado peticiones en línea buscando la prohibición del festival, otros abordan el tema más directamente.
El año pasado, Yang Xiaoyun llegó a los encabezados luego de gastar 150.000 yuanes ($24.160 dólares) para rescatar unos 350 perros.
Yang, quien es originaria del norte de China, ha regresado este año con fondos obtenidos por todo el país, aunque no reveló la cantidad.
Yang esperaba establecer un hogar para los perros rescatados cerca de Yulin, indicó, sin inmutarse ante el prospecto de las hostilidades.
“En este momento no tenemos la habilidad de cambiar los hábitos de las personas, es la responsabilidad del gobierno, ¿cierto?” dijo Yang.
A pesar de las quejas, muchos residentes de Yulin prometieron seguir comiendo perro.
“Ésta es una de nuestras tradiciones” dijo Liang Xiaoli, quien volvió a casa especialmente para el festival.
“Nos critican, diciendo que no tenemos compasión ni humanidad, pero creo que todas las personas tienen circunstancias diferentes”, y añadió que: “No se puede agrupar a todas las personas. Por ejemplo, si yo pienso que comer cerdo es brutal, entonces nadie debe hacerlo. Eso no es así”.