Logística en el comercio OnLine


Libro blanco del comercio electrónico
Guía Práctica de Comercio Electrónico para PYMES
<9.4> La logística en una tienda on-line
<9.4.1> Almacenamiento
Parte integral de las operaciones de nuestra empresa la constituye
el almacenamiento (y los procesos asociados al almacén y preparación
de expediciones) de los productos que venderemos a nuestros clientes.
El objetivo de cualquier compañía que persiga la eficiencia debe ser el
de tratar que nuestro stock esté en relación con nuestras ventas y que tengamos
un inmovilizado que no represente un esfuerzo financiero desmedido
para la compañía.
Para ello, es muy importante apoyarnos en un buen sistema informático
dentro de nuestro back office que permita “casar” oferta y demanda
de tal forma que almacenemos de cada producto el número de unidades
que necesitamos servir en períodos de tiempo cortos (normalmente hasta
un mes, como máximo).
Idealmente, nuestro sistema debería integrar un módulo de compras que
genere a su vez los pedidos a nuestros proveedores de tal forma que nuestras
compras estén totalmente integradas con nuestro proceso de venta.
Desde el punto de vista físico, necesitaremos lógicamente las
instalaciones necesarias para almacenar el producto que vendemos.
En este sentido, podremos optar por subcontratar el almacén a un
tercero o gestionar nosotros mismos el almacén de producto.
Gestionar de forma directa nuestro almacén o subcontratar a un tercero es
una decisión de mayor calado de lo que pudiera parecer en un principio.
En el primer caso tendremos la ventaja de poder controlar de forma
directa todo el proceso que va desde la recepción del pedido por
parte del cliente hasta la preparación del envío. Al gestionar nuestro
almacén tenemos la capacidad de comprobar físicamente un pedido,
dar prioridad a la entrada de una mercancía en nuestro almacén,
decidir una entrega especial, etc.
En el segundo caso perdemos control e independencia y deberemos
ajustarnos a las condiciones de servicio del proveedor logístico. Como
contrapartida deberíamos tener un menor coste en nuestra cuenta de
explotación y lo que es más importante desde el punto de vista económico,
un esquema de costes variables en función del producto almacenado
y de los pedidos servidos, lo cual es interesante para determinados tipos
de negocio.
Fuente: Libro blanco del comercio electrónico
Guía Práctica de Comercio Electrónico para PYMES
Autor
Asociación Española de Comercio Electrónico y
Marketing Relacional (AECEM)

Entradas populares de este blog

Enciclopedia de la cultura china: estampa de Año Nuevo 年画

ECONOMÍA CHINA La inversión productiva